Duran i Lleida y los subsidios andaluces