El policía que denunció el chat contra Carmena está de baja y protegido tras haber recibido amenazas