El agente que denunció amenazas en el 'chat del odio' sospecha que utilizaron las bases de datos para indentificarle