La falta de recursos lleva a algunos pensionistas a comer en la URJC por 5 euros