Una auténtica marea de pensionistas vuelve a tomar las calles