Cuatro torturadores franquistas tienen una medalla que supone un 15% más en sus pensiones