Los pensionistas reclaman una subida en base al IPC y los atrasos, que cifran en un 12%