Un contingente militar abastece un cuartel donde se alojarán los policías enviados a Cataluña