El cambio en el discurso de Junqueras, que apuesta por el diálogo