Joaquim Bosch: "Es muy criticable que en una sociedad democrática la gente no pueda expresarse pacíficamente porque puede ser castigada por ello"