Bosch: “El precio de la libertad de expresión es tener que aguantar barbaridades, pero no son necesariamente delictivas"