Un proxeneta acorrala a nuestra reportera