Un mercenario falso, a juicio