La sentencia de la audiencia Nacional descifra la “jerga” Gurtel