El banquillo de Gürtel, dividido