La factura que tendría el ‘Catalexit’