El juego de mayorías en Cataluña