Un mecánico de barcos inflaba sus facturas