El Estado destinará más de 5.000 millones de euros a rescatar nueve autopistas en quiebra