El ‘decoro’ enfrenta al Congreso