Gabriel Rufián apunta que si Puigdemont no es president, el plan B sería que lo fuera Junqueras