Los calendarios políticos se aceleran en Cataluña