‘El canto del pico’, palacio que fue de Franco, se ha convertido en una ruina para botellones