Joaquim Bosch: "Odiar no es delito, lo que se castiga es incitar al odio, a la violencia o la hostilidad"