El magistrado Joaquim Bosch cree que en el 'chat del odio' hay indicios de un delito de amenazas