Entramos en la masía de Ruidecanyes donde se refugiaron los yihadistas de Cambrils