P. A. Sánchez podría haber planeado limpiar su reputación con fondos de formación para parados