Mariano Rajoy y Alfonso Merlos, la misma corbata verde y dos esperanzas diferentes