Joan Manuel Serrat se defiende de los que le llaman fascista