Pablo, testigo del aumento de familias malviviendo en furgonetas: “Cada vez lo veo más, no es normal”