Emiliano García-Page toma el nombramiento de Fernández Díaz como "una provocación"