J.P. Ferrándiz apunta que tras el 26-J podría abrirse el debate “sobre si el ganador aritmético también será el ganador político”