El paro baja por debajo de la cifra de cuatro millones, por primera vez desde el año 2010