Teresa Rodríguez, de la Púnica: “Lamentablemente, casi ni sorprende”