Los políticos juegan a los 'indios'… pero sin fumar ninguna pipa de la paz