La policía rodea un piso en Saint-Denis donde al menos una persona sigue atrincherada