Barrios periféricos de Ceuta, Melilla y Cataluña son la cantera del yihadismo en España