Rita Barberá: "¡Qué hostia!"