Carmena se disculpó con unas 1500 personas que no pudieron entrar en su acto