Miguel Martín: “La puerta se puede bloquear físicamente desde dentro”