Rafael, camarero jubilado, murió de un infarto tras tres meses esperando una operación