El ayuntamiento de A Coruña ha tenido que pedir un préstamo para pagar sus facturas