E. Silva: “Es la primera vez que el régimen, para salvarse, sacrifica a uno de los suyos”