Revilla compara la corrupción con un estercolero: “Una mierda tapa otra mierda”