E. Silva: “Si se pide perdón de verdad, implica dimitir y disolver las cámaras”