Teresa Romero: “Si con mi sangre se puede curar, aquí estoy hasta quedarme seca”