La Casa del Rey expresa su "pleno respeto a la independencia del poder judicial"