Tras saltar la valla en Melilla, los inmigrantes gritaban "libertad" o "viva España"