Granados defendía al Partido Popular de las acusaciones de corrupción