Testigos aseguran que la Guardia Civil disparó pelotas de goma a los flotadores